Tratamiento de Trump contra la Covid-19 costaría más de 100.000 dólares en EE.UU.

Los mayores gastos derivaron del transporte en helicóptero y recurrentes pruebas de descarte del nuevo coronavirus. Todo fue asumido por el gobierno federal. Mientras tanto, pacientes de Covid-19 enfrentan dificultades económicas por elevados costos de tests, medicamentos y servicios de hospitalización. Incluso los asegurados deben desembolsar importantes cantidades de dinero.

SALUD PRESIDENCIAL. El médico del presidente, Sean Conley, atiende a los reporteros afuera del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Maryland.

SALUD PRESIDENCIAL. El médico del presidente, Sean Conley, atiende a los reporteros afuera del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Maryland.

Foto: Anna Moneymaker/The New York Times

Por Sarah Kliff

 

El presidente Donald Trump pasó tres días en el hospital. Llegó y se fue en helicóptero. Además, le hicieron varias pruebas de coronavirus y recibió oxígeno, esteroides y un tratamiento experimental con anticuerpos.  

A cualquiera que no sea presidente, eso le costaría más de 100.000 dólares en el sistema de salud de Estados Unidos. Los pacientes podrían verse obligados a pagar facturas considerables y a contraer deudas médicas inesperadas aun cuando su seguro de salud hubiera cubierto su parte.     

Los problemas financieros más importantes no derivarían de la hospitalización, sino de los servicios prestados de manera externa, como el transporte en helicóptero y las pruebas recurrentes de coronavirus.

Trump elogió la alta calidad de la atención que recibió en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y le ha restado importancia a los riesgos que plantea el virus. "No le teman al Covid", tuiteó el lunes, antes de regresar a la Casa Blanca. "No dejen que domine su vida".

 

Efectos financieros de la Covid-19

 

En todo el país ha habido pacientes que ahora enfrentan dificultades por los efectos a largo plazo, tanto financieros como de salud, de haber contraído el coronavirus. Casi medio millón de personas han sido hospitalizadas. Las pruebas de rutina pueden generar miles de dólares de gastos no cubiertos; los pacientes hospitalizados han recibido facturas de más de 400.000 dólares.

Trump no tuvo que preocuparse por los costos de su atención médica, pues los cubre el gobierno federal. A la mayoría de los estadounidenses, incluso a muchos de los que cuentan con cobertura médica, sí les preocupa recibir cuidados de salud que no puedan costear.

Para algunos estadounidenses, las cuentas médicas podrían empezar a elevarse debido a las pruebas frecuentes. Las aseguradoras por lo general pagan esas pruebas cuando los médicos las solicitan, pero no cuando las exigen los empleadores.

El gobierno de Trump dejó eso claro en junio, cuando emitió lineamientos que estipulan que las aseguradoras no tienen que pagar "las pruebas realizadas para preservar la salud y la seguridad de manera general en el lugar de trabajo". En cambio, los pacientes deben pagar ese tipo de pruebas de su propio bolsillo. Algunos quizá logren tener acceso a pruebas gratis en centros públicos, y algunos empleadores tal vez se ofrezcan a cubrir esos gastos. Pero el resto podría enfrentar deudas médicas considerables debido a las pruebas realizadas en hospitales o centros de urgencias.

Las pruebas de Covid-19 pueden ser costosas. Aunque suelen rondar los 100 dólares, una sala de urgencias en Texas ha llegado a cobrar hasta 6408 dólares por una prueba realizada en el auto. Según la firma de datos sanitarios Castlight, en alrededor del 2,4 por ciento de las pruebas de coronavirus que se facturan a las aseguradoras se les cobra una parte del monto a los pacientes. Si consideramos que se han realizado 108 millones de pruebas en Estados Unidos, esto podría significar que parte del costo de millones de pruebas será responsabilidad de los pacientes.

Marta Bartan, una colorista de cabello en la ciudad de Nueva York, tuvo que realizarse una prueba de coronavirus para volver a trabajar este verano. Recibió una factura de 1394 dólares del hospital que administra el puesto donde le hicieron la prueba en su auto.

"Me sentí muy confundida", dijo Bartan, quien está impugnando el cargo. "Vas a que te hagan una prueba de Covid-19 pensando que es gratis. ¿Cómo es posible que terminaran cobrándome 1400 dólares?".

 

Elevados costos de hospitalización y medicamentos

 

La cuenta médica del estadounidense promedio seguiría aumentando en el hospital debido al monitoreo de rutina que reciben todos los pacientes y a los medicamentos administrados mientras permanece internado.

El remdesivir, un nuevo tratamiento para combatir el coronavirus creado por Gilead, cuesta 3.120 dólares cuando se adquiere por medio de un seguro privado y 2.340 mediante programas públicos como Medicare y Medicaid.

Trump también recibió un tratamiento experimental con anticuerpos de Regeneron. Actualmente, está disponible para participantes de ensayos clínicos o para aquellos a quienes se les conceda un permiso de "uso compasivo". En ambos casos, el medicamento suele administrársele al paciente de manera gratuita. Sin embargo, es muy probable que esto cambie cuando el tratamiento termine sus fases de prueba y se lance al mercado comercial. Estos tipos de fármacos son difíciles de fabricar, y otros anticuerpos monoclonales cuestan miles de dólares.

Los economistas de la salud apenas están comenzando a entender los costos totales del tratamiento del coronavirus, así como los científicos están apenas determinando cómo se desarrolla y se propaga la enfermedad. Sí tienen ya algunos cálculos preliminares: el costo promedio de una hospitalización por coronavirus para un paciente de más de 60 años es de 61.912 dólares, según una base de datos de reclamaciones de seguros, FAIR Health.

Esa cifra incluye cualquier servicio médico realizado durante la hospitalización, como las visitas a la sala de urgencias que conducen a un ingreso hospitalario o los medicamentos proporcionados por el hospital.

En el caso de los pacientes asegurados, su seguro médico suele negociar ese precio a un valor más bajo. FAIR Health estima que la suma pagada en promedio es de 31.575 dólares. Esa cantidad, como la mayoría de los aspectos de la atención médica estadounidense, varía mucho de un paciente a otro.

Según los datos de FAIR Health sobre pacientes con coronavirus mayores de 60 años, una cuarta parte de ellos paga menos de 26.821 dólares por su hospitalización. Otra cuarta parte enfrenta cobros de más de 193.149 dólares, en parte debido a que permanecen más tiempo internados.

Muchos seguros médicos, pero no todos, han dicho que no aplicarán copagos ni deducibles a las hospitalizaciones de pacientes con coronavirus, lo cual podría ayudar a proteger a los pacientes de cuentas exorbitantes.

No obstante, los pacientes sin seguro tal vez tengan que pagar todos los gastos hospitalarios sin acceso a descuentos. Aunque el gobierno de Trump estableció un fondo para cubrir los costos de pruebas y tratamientos contra el coronavirus para las personas sin seguro, The New York Times ha informado que a algunos estadounidenses sin cobertura médica les han cobrado grandes sumas por sus hospitalizaciones.

Las consecuencias financieras de una hospitalización por coronavirus podrían ser duraderas si una nueva impugnación a la Ley de Atención Médica Asequible tiene éxito en la Corte Suprema. Ese caso argumenta que todo el programa de Obamacare es inconstitucional, incluidas las protecciones de la ley de salud para las enfermedades preexistentes. El gobierno presentó un informe en junio que apoya la impugnación.  

La Corte Suprema atenderá ese caso el 10 de noviembre. Si la impugnación procede, la Covid-19 podría sumarse a una lista de enfermedades preexistentes que equivaldrían a primas más elevadas o rechazos de cobertura para muchos pacientes. En ese caso, a los sobrevivientes de coronavirus podría esperarles un futuro en el que sus hospitalizaciones aumenten sus gastos sanitarios por muchos años.


Nota del editor: The New York Times está investigando los costos relacionados con las pruebas y el tratamiento para el coronavirus y cómo la pandemia está cambiando la atención médica en Estados Unidos.

 

© 2020 The New York Times Company

Noticias Relacionadas