Clínicas cobrarán S/55 mil al Estado por cada paciente hospitalizado en UCI por Covid-19

A inicios de mes el Seguro Integral de Salud (SIS) había propuesto una tarifa máxima de S/34 mil. El Ejecutivo y la Asociación de Clínicas Particulares acordaron tarifa plana más IGV por paciente hospitalizado, independientemente de la duración de su estancia, a todo costo y por todo servicio (incluyen medicinas, pero no hemodiálisis).

COBERTURA. Pacientes Covid-19 del Seguro Integral de Salud podrán atenderse en clínicas particulares. El monto de S/55 mil lo cubrirá el Estado.

COBERTURA. Pacientes Covid-19 del Seguro Integral de Salud podrán atenderse en clínicas particulares. El monto de S/55 mil lo cubrirá el Estado.

Foto: Andina.

A tres meses del Estado de Emergencia, las clínicas privadas y el gobierno acordaron en S/ 55.000 la tarifa plana para la atención de pacientes Covid-19 derivados de hospitales a establecimientos particulares. El monto representa una modificación respecto a la propuesta inicial que consideraba un pago máximo de S/ 34.000, aprobada a inicios de junio por el Seguro Integral de Salud (SIS), la misma que incluía la hospitalización en Unidades de Cuidados Intensivos hasta por 21 días. 

“Aceptar la propuesta tarifaria plana… por un paquete de servicios valorizados en S/55.000 más el Impuesto General a las Ventas, por paciente hospitalizado con diagnóstico Covid-19, independientemente de la duración de su estancia, a todo costo y por todo servicio, con excepción de hemodiálisis, cuya valoración será a precio de establecimiento público señalado por SIS”, dice el acuerdo firmado anoche por representantes del Estado y la Asociación de Clínicas Particulares.

La propuesta inicial del Estado –aprobada bajo Resolución Jefatural 050-2020 del Seguro Integral de Salud (SIS)– consideraba tres tipos de tarifa: por día, hasta siete días y hasta por 21 días. En el primer caso, los precios fluctuaban entre S/3.250 y S/3.539; en el segundo entre S/ 11.765 y S/ 12.542; y en el último variaban entre S/ 32.795 y S/ 34.960. En el tarifario planteado por el SIS también se incluía una tarifa para atención en hospitalización (no UCI) y tenía rangos entre los S/ 757 por día hasta los S/ 9.680 por 21 días de atención Covid-19. En ninguna de las tarifas se incluyó el Impuesto General a las Ventas (IGV), medicamentos ni traslados.

Sin embargo, los montos de la propuesta del SIS fueron descartados ya que el Ejecutivo y las clínicas quedaron en una tarifa plana de S/ 55.000 más el correspondiente Impuesto General a las Ventas (IGV) que en este caso asciende a S/ 9.900. El precio acordado es fijo, independiente del período de estancia e incluye todos los servicios para atender el Covid-19, entre ellos medicamentos, insumos y equipos médicos, según explicó el ministro Víctor Zamora a Radio Programas del Perú en las primeras horas de la mañana. 

 

Un grupo de médicos consultados por OjoPúblico coincidieron en que un paciente grave por Covid-19 permanece en promedio 20 días internado en una UCI. "Es difícil hacer un cálculo pero en promedio son tres semanas. Hay pacientes que pueden estar más de 30 días", nos dijo el médico Santiago Vinces, que en la actualidad ha atendido a pacientes Covid-19 en el Hospital Guillermo Almenara Irigoyen. 

La Decana del Colegio de Enfermeras del Perú, Liliana La Rosa, también calculó en 21 días la atención en UCI para pacientes graves por Covid-19. La representante de la primera línea de atención de salud dijo que hay personas que "llegan muy tarde y fallecen a los pocos días y en otros casos se extiende el plazo [de hospitalización] pero no hay oferta de camas". La Rosa informó que en las próximas horas su gremio se pronunciará respecto al acuerdo alcanzado entre el Estado y las clínicas particulares. 

En el Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión el médico de UCI neonatal Carlos Arica indicó que la permanencia del paciente dependerá de su estado y evolución, pero que el promedio en general es de dos a tres semanas y de manera excepcional de cuatro a cinco. "Una persona entra a UCI porque presenta un alto grado de insuficiencia respiratoria. Cuando requieren respirador mecánico están con antibióticos y medicinas para la coagulación de la sangre e insuficiencia renal".

En la madrugada del 25 de junio, el Ministerio de Salud (Minsa) informó, sin brindar detalles sobre el monto aprobado, que se había "alcanzado por unanimidad un acuerdo de prestación de servicios". La cifra consensuada la anunció el médico Max Hernández Camarero, secretario ejecutivo del foro Acuerdo Nacional, integrante del directorio de la Clínica Angloamericana e intermediario en la reunión entre el sector público y privado.

En la cita que concluyó con el acuerdo entre el Ejecutivo y las clínicas también estuvieron presentes la ministra de Economía, María Antonieta Alva; la jefa del comando Covid-19, Pilar Mazzetti; así como el arzobispo de Lima, Carlos Castillo; el presidente de la Asociación de Clínicas Particulares, Alejandro Langberg y el vocero técnico de este gremio, Sebastián Céspedes.

El ministro de salud, Víctor Zamora, dijo a Radio Programas del Perú que, como parte del acuerdo, se logró que los pacientes puedan ser derivados a las clínicas, pero también que la atención sea directa. Es decir, no será necesaria la referencia de un hospital público para que los centros médicos particulares acepten los casos de Covid-19. El titular del sector también señaló que representantes de su cartera así como de EsSalud realizarán "auditorías concurrentes" para supervisar el cumplimiento del servicio.

La reunión que estableció los S/55.000 como tarifa plana culminó ocho horas después del anuncio del presidente Martín Vizcarra de poner en práctica el artículo N° 70 de la Constitución que permite al Estado tomar posesión de las clínicas, si es que no aceptaban un acuerdo de precios razonables. La medida será oficial con la firma del contrato entre ambas partes. 

Foto: Acuerdo suscrito entre el Estado y clínicas privadas.
ACUERDOS. Documento protocolar suscrito el 24 de junio entre autoridades del Poder Ejecutivo y la Asociación de Clínicas Particulares del Perú, representados por su presidente, Alejandro Langberg; y su vocero técnico, Sebastián Céspedes. 


A mediados de marzo, con la vigencia del Decreto de Urgencia 044-2020-PCM, el Minsa se encontraba en la capacidad de “ejercer aquellas facultades que resulten necesarias respecto de los centros, servicios y establecimientos de salud de titularidad privada, de acuerdo a la disponibilidad de cada establecimiento y previa evaluación de la Autoridad Sanitaria Nacional”. Es decir, las clínicas quedaban bajo la dirección del Minsa. Sin embargo, este proceso no avanzó y las clínicas diseñaron sus propios esquemas de planes y cobros para los pacientes.

Desde inicios de mayo, este medio reportó casos en los que pacientes denunciaron tarifas elevadas para la atención de casos Covid-19 en las principales clínicas del país. Las deudas de algunas personas con estos centros superan en algunos casos los 100 mil soles por la atención prestada. 

OjoPúblico además ha reportado que diez clínicas solicitaron préstamos como parte del programa Reactiva Perú. Entre las beneficiadas aparecen nueve empresas –del rubro salud, educación y hotelero– que integran el Grupo San Pablo y que en conjunto recibieron más de S/ 51 millones de crédito para garantizar su cadena de pagos. Algunos de los establecimientos de esta red de clínicas figuran también en la lista de sancionadas por el Indecopi por casos de negligencia médica desde el 2011.

De acuerdo a los puntos establecidos en el acuerdo del 24 de junio, el sector Salud y las clínicas tendrán que suscribir un contrato en donde se especifiquen los pormenores de la prestación que darán los centros médicos privados a pacientes del SIS. Al cierre de esta publicación, OjoPúblico conoció que el equipo técnico del SIS se encontraba trabajando en el contrato que suscribirán las autoridades del gobierno peruano y los representantes del sector privado.

En el marco de la pandemia, algunos países han adoptado medidas como la estatización de los hospitales. España, por ejemplo, tomó esta medida a mediados de marzo y obligó a las clínicas privadas a ponerse a la orden del sector público. Situación similar ocurrió en Irlanda, en dónde el gobierno permitió que la atención a pacientes de esta enfermedad se realice de forma gratuita sin importar el tipo de establecimiento médico. 

En América Latina, el mandatario chileno Sebastián Piñera aprobó que el Ministerio de Salud esté a cargo de todo el sector salud, ya sea público o privado, para que este funcione como una sola red. Con esta medida, el Gobierno del vecino país está en capacidad de acceder a la infraestructura –camas o ventiladores mecánicos– que disponen los centros particulares. 

Noticias Relacionadas