ojo biónico 16 Abril, 2020 16 / 04 / 2020
Patricia Balbuena, viceministra de Prestaciones Sociales del Midis.
ojo Engañoso

Por Carla Díaz

Patricia Balbuena, viceministra de Prestaciones Sociales del Midis

“A diferencia de otros países de América Latina, el bono que estamos entregando en Perú es el [...] más alto que se está dando en la región”

Fecha de la declaración: 13 de abril del 2020
ojo Engañoso

Por Carla Díaz

Durante una entrevista, la viceministra de Prestaciones Sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Patricia Balbuena, fue cuestionada sobre la existencia de grupos vulnerables que no han sido beneficiados con el subsidio de S/ 380 para enfrentar la inmovilización social obligatoria. En respuesta, la funcionaria destacó que, a pesar de ello, el gobierno realiza grandes esfuerzos frente a la crisis causada por el Covid-19, y como sustento dijo: “A diferencia de otros países de América Latina, el bono que estamos entregando en Perú es el bono más alto en la región”. Tras revisar la data oficial en otros países de América Latina, OjoPúblico concluye que esta afirmación es engañosa.

 

Ver: [21:52- 22:01]

 

La declaración de la funcionaria se encuentra en la siguiente transcripción:

“Hay que mirar que, a pesar de estos problemas que ahora se ven en su rostro más claro, que es el tema de la informalidad, y lo que esto implica para las familias, también cómo el Estado y el Gobierno peruano están haciendo esfuerzos inmensos [...]. Por ejemplo, a diferencia de otros países de América Latina, el bono que estamos entregando en Perú es el bono más alto que se está dando en la región. Colombia está entregando 40 dólares, es decir 120 soles, de un solo bono de 120 soles a su población [...] y nosotros en el Perú estamos dando más de 200 dólares, 760 soles”.

En la declaración hecha por la funcionaria se comparan los montos de transferencias económicas individuales realizadas a ciertos grupos vulnerables con el fin de que enfrenten económicamente la cuarentena por el Covid-19.

En Perú se ha aprobado la transferencia de hasta S/760 para un mes -divididos en dos bonos de S/ 380- que, en efecto, equivalen a US$ 220, para población en pobreza y extrema pobreza, así como para trabajadores independientes. Estos subsidios han beneficiado a 3.5 millones de familias en el país, según ha declarado el mismo presidente de la República, Martín Vizcarra.

Ahora bien, de acuerdo a la comparación de la viceministra, este bono sería el de mayor cantidad asignado en América Latina, pero esto no es correcto.

El 21 de marzo, El Salvador aprobó el Decreto Ejecutivo N°12 para que las personas que no tuvieran vínculos laborales o ingresos permanentes y que estuvieran afectadas económicamente por la pandemia reciban una transferencia de US$300 por familia durante el periodo de cuarentena. Es decir, 80 dólares más que lo asignado en Perú.

La norma aprobada en El Salvador incluyó también la transferencia de US$ 150 mensuales para los empleados públicos que realicen trabajo directo contra el Covid-19 en el país.

 

 

Hasta el 13 de abril, el secretario de Innovación de la Presidencia de El Salvador, Vladimir Hándal, informó que más de 1 millón 23 mil familias ya habían sido beneficiadas con esta compensación económica, según un comunicado oficial emitido por el despacho de la presidencia del país. Este documento añadió que se venía incorporado en la lista de beneficiarios a ciudadanos que habían solicitado acceder al subsidio, y que, además, serían incorporadas personas pertenecientes al área rural.

Esta medida adoptada por El Salvador ha sido también recogida en el Observatorio COVID-19 en América Latina y el Caribe. Impacto económico y social’, realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), organismo de Naciones Unidas.

Para esta verificación, OjoPúblico consultó con el economista Marcel Ramírez, máster en economía pública por The London School of Economics and Political Science, quien explicó que, al observar los montos absolutos de las asignaciones económicas, El Salvador tenía una cifra mayor que el Perú. Sin embargo, precisó que realizar comparaciones únicamente con base al monto de las ayudas económicas individuales, como la hecha por la viceministra, no era lo ideal.

“Las ayudas, estas entregas de dinero en general, tienen varias características, como el monto, a quiénes está dirigido, a cuánta gente va a llegar, etc. Si se trata solo de montos pues sí, [el de El Salvador sería mayor que el del Perú]. Pero comparar estas entregas de dinero entre países, aun cuando pasemos las sumas a dólares, no es tan correcto, porque cada país tiene un costo de vida diferente. Para hacer estas comparaciones existe el concepto de paridad de poder de compra”, explicó Ramírez.

El economista explicó que, por ejemplo, el PBI per cápita de los países de América Latina no se compara solo convirtiendo las monedas nacionales a dólares, sino con base en el cambio a un mismo tipo de dólar equivalente, de acuerdo a un cálculo que incluye como variable la capacidad de compra.

“Si se quiere ser riguroso, la comparación simple entre dólares no es apropiada, una correcta comparación tendría que ser entre conceptos similares”, indicó.

El equipo de prensa del Midis indicó que la viceministra Patricia Balbuena no respondería directamente las consultas requeridas para esta verificación. Sin embargo, remitió a OjoPúblico la respuesta oficial de la cartera, precisando que estaban comparando el bono aprobado en Perú con los asignados en Argentina y Colombia.

“El subsidio monetario se anunció el día 16 de marzo por el presidente Martín Vizcarra. Posteriormente, tanto países como Argentina o Colombia anunciaron medidas similares en las que se iba a realizar un subsidio monetario para población en pobreza y pobreza extrema. En ese escenario, el subsidio peruano -dirigido a 2.75 millones de familias-, es el de mayor monto a nivel latinoamericano frente a los países que han tomado la misma medida, dirigida a población pobre y pobre extrema”, se lee en la respuesta.

Respecto al caso de El Salvador, indicaron que este país había aprobado su subsidio días después de que se aprobara en Perú, para un menor número de población, y con énfasis en sectores informales, y no necesariamente para población pobre o pobre extrema.

Sin embargo, en su declaración, la viceministra no se refirió a que la comparación estuviera restringida a los primeros países que aprobaron estas ayudas económicas y tampoco a bonos destinados exclusivamente para personas en situación de pobreza. De hecho, en su alocución, Balbuena también citó beneficios a trabajadores independientes.

Tampoco se precisó en algún momento que se estuviera limitando la comparación a países con cierto número de población. Al contrario, la expresión literal de la funcionaria fue referida a todos los países de América Latina.

Tras lo expuesto, OjoPúblico concluye que la afirmación de la viceministra de Prestaciones Sociales del Midis, Patricia Balbuena, acerca de que el bono económico que se está entregando en Perú para enfrentar el Covid-19 es el más alto que se está dando en la región, es engañosa.