Edición Regional24 Mayo 2019

Provías podría cancelar contrato a socia de Odebrecht por incumplimiento de obra

La peruana Obrainsa, vinculada al Club de la Construcción, deberá pagar una penalidad de S/ 1 millón 712 mil por retrasos en obra vial que une las regiones Áncash y La Libertad.
ABANDONO. Maquinaria de Obrainsa en la provincia de Pataz, La Libertad, cuando la obra estuvo en plena ejecución.
Foto: Municipalidad Provincial de Pataz.

La empresa peruana Obrainsa, investigada por el Equipo Especial para el caso Lava Jato por ser miembro del Club de la Construcción, donde se concertó y pagó coimas para obtener licitaciones del Estado, paralizó una millonaria obra  de rehabilitación vial en un corredor que une a las regiones Áncash y La Libertad. La también socia de Odebrecht enfrenta ahora una amenaza de resolución de contrato por parte de Provías Nacional, entidad adscrita al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

La obra, valorizada en S/ 328 millones, contemplaba también la conservación de la vía y la atención de emergencias a lo largo de los 615 kilómetros de carretera que beneficiaba  a 224.300 personas, en su mayoría agricultores de los distritos de Buldibuyo, Huaylillas, Tayabamba, Urpay, Challas y Huancaspata, en la provincia liberteña de Pataz; además de Quiches y Huayllabamba, en la provincia ancashina de Sihuas.

El proyecto fue licitado el 2015 por Provías Nacional para ser ejecutada en un plazo de cinco años, contabilizados desde enero del 2016. Sin embargo, documentos de evaluación financiera  emitidos por dicha entidad y el Consorcio Supervisor Sausacocha, a los que tuvo acceso Ojo-Publico.com, revelan que los retrasos en las tareas de mejoramiento y conservación de la vía le costarán a Obrainsa el pago de una penalidad de 1 millón 712 mil soles al Estado.

MAQUINARIA. Ante la falta de mejoramiento y conservación de la carretera, las municipalidades aledañas usaron su maquinaria para restablecer el tránsito.
Foto: Municipalidad de Huayllabamba.

Los documentos detallan que la sanción se debe al “incumplimiento de niveles de servicio, órdenes de defectos no admitidos y retraso injustificado en términos de conservación periódica". También indican que, como el monto de la penalidad es mucho mayor al pago que la empresa debía recibir por los trabajos culminados hasta la fecha, el Estado solo podrá recuperar una pequeña parte, quedando un saldo de S/ 1 millón 383 mil para descontar a futuro.

El pasado 9 de abril Provías Nacional remitió la Carta N° 323-2019 a Obrainsa, dándole un plazo de 15 días para cumplir sus obligaciones.Si no lo hacía advertía que  se liquidaría el contrato. “En caso de no cumplir con la finalidad contractual y mantener el incumplimiento por parte de su representada nos veremos obligados a proceder con resolver el contrato por exclusiva responsabilidad de su representada”, se lee en el documento firmado por el director ejecutivo de la entidad, Carlos Lozada Contreras.

En su defensa, 24 días después, Obrainsa respondió que tales incumplimientos se produjeron porque Provías demoró un año en aprobar el Plan de Mejoramiento de Vías y porque el Consorcio Supervisor Sausacocha no tramitó a tiempo el certificado de inexistencia de restos arqueológicos en la zona”.

“Los presuntos incumplimientos en los que vuestra entidad sustenta el emplazamiento no son injustificados, ya que los mismos se producen como consecuencia de incumplimiento previos de parte de vuestra entidad”, se indica en la carta firmada por Samuel Cárdenas, representante legal de Obrainsa.

DESLINDE. Obrainsa señala que sus incumplimientos se debe a retrasos de la propia Provías. Aún así, se comprometió a retomar los trabajos este mes.

Pese a su defensa, en ese mismo documento la constructora se comprometió a resolver la situación la primera semana de mayo para evitar “una resolución de contrato y los consecuentes conflictos sociales y legales que tal escenario conlleva”. Y en una nueva comunicación, del 7 de mayo, la empresa vinculada al denominado Club de la Construcción, anunció el reinicio inmediato de actividades

Sin embargo, Abel Domínguez Azaña, alcalde del distrito de Huayllabamba, en Áncash, asegura que los trabajos siguen paralizados en su zona. Solo en la provincia de Pataz, el presidente de las Rondas Campesinas, Julio Martínez Castillo; y el gerente de Desarrollo Urbano de la municipalidad, Miguel Márquez, indicaron a Ojo-Publico.com que algunos obreros han regresado al corredor vial.

Durante los interrogatorios en Brasil, el ex representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, confirmó a la fiscalía peruana que Obrainsa integró el “Club de la Construcción” junto a las empresas Graña y Montero, Cosapi, ICCGSA, CASA, Hidalgo e Hidalgo, y las brasileñas Andrade Gutiérrez, OAS y Queiroz Galvao.

SALVADOS. Ómnibus con pasajeros quedó al borde de una pendiente del corredor vial por falta de rehabilitación de la carretera.
Foto: Municipalidad de Huayllabamba.

Entre los años 2008 y 2018, la constructora obtuvo licitaciones en consorcio por un valor de S/5.540 millones, el 80% de los cuales fueron contratos para construir, rehabilitar y conservar carreteras. Al retraso en la ejecución del corredor vial Áncash-La Libertad se suma la anulación del contrato del Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenergético Alto Piura, en octubre del 2018, por incumplimiento en los plazos; y demoras en la construcción del Hospital Regional Hermilio Valdizán, en Huánuco.

 

Alcaldes y agricultores asumen los costos

El retraso de Obrainsa ha obligado a las municipalidades aledañas  a disponer de sus recursos para mantener su principal vía de intercambio comercial. Por ejemplo, en el distrito de Huayllabamba, en la provincia ancashina de Sihuas, el alcalde Abel Domínguez asegura haber invertido S/80.000 maquinarias y personal para  rehabilitar el tramo que cruza su jurisdicción. La carretera en esa zona bordea abismos y su terreno es inestable y fangoso.

“Lo hicimos por presión de la población. En el sector de Pirpo, en marzo de este año, un bus cargado de pasajeros estuvo a punto de irse al abismo, y un camión que llevaba abarrotes a Tayabamba se volteó. Queremos que Obrainsa se vaya porque no vamos a trabajar con la corrupción”, señaló el alcalde.

El gerente de Desarrollo Urbano y Rural de la Municipalidad de Pataz, en La Libertad, Miguel Márquez, indicó que ellos también han debido invertir sus recursos para limpiar derrumbes y bloqueos de la vía producidos por las lluvias.

TRABAJOS. El alcalde de Huayllabamba, Abel Domínguez, dice haber invertido unos S/80 mil para rehabilitar el tramo de carretera que cruza su comunicad.
Foto: Municipalidad de Huayllabamba.

Los habitantes de Uchus, una comunidad productora de frutas y ubicada a 15 horas de la capital  de La Libertad, ya empezaron a sentir los estragos por la obra paralizada. “No han podido sacar sus productos al mercado y han regalado las frutas porque se estaban pudriendo”, confirmó Márquez.

Con la vía en mal estado, los productores de los distritos de Huayllabamba y Quiches, en Áncash, también se han visto imposibilitados de vender sus productos en la feria dominical de la capital de Sihuas, por lo que sus producciones de papas, cereales, frutas y pastos este año se destinaron al consumo interno.

Ojo-Publico.com solicitó una entrevista a la secretaría de la empresa Obrainsa, pero no devolvieron la comunicación. De igual forma, hicimos llegar un cuestionario de preguntas al área de prensa de Provías Nacional, pero tampoco nos respondieron.

Autor: