Cartas y réplicas10 Mayo 2019

Comerciantes de aletas de tiburón envían carta por reportajes sobre intervención de Aduanas

Grupo de exportadores dice que no trafican con especies amenazadas y que tampoco han incurrido en crimen organizado y delitos tributarios. Sin embargo, casi todos prefieren mantener silencio sobre las investigaciones realizadas por Aduanas.
CARGAS. Personal de Aduanas intervino toneladas de aletas de tiburón entre fines del 2018 e inicios del 2019.
Ojo-Publico.com

Una organización denominada Asociación de Exportadores y Acopiadores de Productos Hidrobiológicos Artesanales del Perú (Aeaphap) envió una carta a Ojo-Publico.com en donde cuestionan nuestras investigaciones sobre el mercado de exportación de aletas de tiburón, las intervenciones de este tipo de cargas por parte de Aduanas, entre fines del 2018 e inicios del 2019, y la participación clave en este negocio de Mario Maceda Vidal, detenido el año pasado por crimen organizado.

La carta de la Aeaphap –firmada por su presidente Enrique Jaramillo Martínez, gerente de las empresas Exportaciones JME y Full Mont– dice lo siguiente: “Nos dirigimos a Ud. A fin de expresar nuestra incomodidad y malestar ante la continua difamación que nos hacen en su medio… señalando que somos [acusados de] traficantes de especies, crimen organizado y delitos tributarios”.

Según los Registros Públicos esta entidad fue creada en marzo último, luego de las intervenciones de cargamentos de aletas de tiburón por parte de Aduanas, y tiene como integrantes a las siguientes personas: Enrique Jaramillo (presidente y remitente de esta carta), Amadeo Sáenz Astuñaupa (vicepresidente), Xiaoou Zheng (tesorera), Jorge Renzo Castillo Martínez (vocal) y un ciudadano ecuatoriano identificado como Reivel Armando Agurto Moreira, entre otros comerciantes de aletas en el país.

La ciudadana de origen chino Xiaoou Zheng es accionista mayoritaria de Lamarqocha Inversiones (una de las mayores exportadoras de aletas de tiburón a China) y al mismo tiempo su apoderada en temas bancarios, mientras que Sáenz Astuñaupa es su empleado en calidad de gerente general. Zheng además es apoderada de Inversiones Sancco (otra exportadora del mismo rubro), que tiene como accionistas principales a Primo Sáenz (ya fallecido) y a Elba Flores. Esta última tiene también como gerente a Sáenz Astuñaupa.

La misiva de dicha asociación además dice: “sorprende que su medio viene cuestionando a los compañeros dedicados a la labor que desempeñan. Ud. publica comentarios, sin tener un conocimiento justo y adecuado, que no solamente desinforma, si no que trastoca la moral y el esfuerzo que efectúa el pescador artesanal y a nuestra representada”.

Ojo-Publico.com –en el marco de los reportajes publicados sobre aletas de tiburón, en base a información oficial– se comunicó telefónicamente con los comerciantes del rubro, algunos de ellos integrantes de la Aeaphap. Sobre todo con la accionista de Lamarqocha, Xiaoou Zheng, para preguntarle por su relación comercial con Mario Lucio Maceda Vidal, de la empresa Génesis Naomi, hoy preso por crimen organizado.

Sin embargo, solo Jorge Castillo Martínez brindó información sobre las intervenciones de Aduanas, entre otros detalles. El resto guardó silencio. 

Ojo-Publico.com rechaza cualquier afán de desprestigiar a los comerciantes de aletas de tiburón más aún cuando este tema ya está en manos de Aduanas de la Sunat y de la Unidad de Inteligencia Financiera. La presente investigación se enmarca en un proyecto periodístico para exponer casos de infiltración de actividades ilícitas en la cadena de comercialización de dicho producto y para visibilizar a una de las especies más amenazas del planeta por el comercio global.

El lunes la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad (Ipbes) –auspiciada por las Naciones– concluyó que un millón de especies de animales y plantas están en peligro de desaparecer por completo. De ellos al menos el 30% de las diferentes especies de tiburón están amemazadas. Nunca antes su protección es más importante que cualquier actividad comercial humana.

A continuación la carta enviada por la citada asociación.

Autor: