Territorio Amazonas17 Ene 2019

En 10 años madera ilegal valorizada en más de US$ 112 millones ingresó al mercado legal peruano

Informe de la ONG Global Witness estima que se talaron ilegalmente más de 130 mil árboles en últimos 10 años en el Perú.
SUPERVISIONES. La labor de Osinfor se ha visto limitada por la falta de información oportuna que deben brindar los gobiernos regionales para que puedan realizarse las supervisiones, según el informe.
Osinfor

Más del 60% de la madera inspeccionada entre el 2008 y el 2018 por el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales (Osinfor) en la Amazonía de Loreto y Ucayali, las dos regiones productoras de madera más importantes del Perú, tiene origen ilegal.

La última publicación de la ONG Global Witness, denominada El justiciero forestal, analiza los datos oficiales obtenidos a través de transparencia y detalla que, además de las enormes cantidades de especies forestales de origen ilegal, los aserraderos del país procesan la madera de forma sistemática sin cuestionar la procedencia. 

El informe sostiene que al menos 2,5 millones de metros cúbicos de madera han sido talados de manera ilegal y que más de 130 mil ubicaciones de árboles han sido falsificadas con el objetivo de ingresar al mercado legal; es decir, el 21 % de los árboles inspeccionados no existía. Estiman en US$ 112 millones la cantidad de maderal ilegal que se ha comercializado como legal.

En los casos de Loreto y Ucayali, se logró identificar que la madera inspeccionada provenía de lugares (concesiones) que ya no contaban con autorización (títulos habilitantes) para su extracción, o de áreas cuyos propietarios o representantes estaban sancionados o registrados en la “lista roja de Osinfor por cometer graves violaciones a la legislación forestal”, indica la investigación. 

El 2016, otro informe de Global Witness puso al descubierto a un grupo de los principales exportadores de madera involucrados en la Operación Amazonas, el mayor caso de comercio de madera de origen ilegal en el Perú, a través de grabaciones donde reconocían las prácticas corruptas que permitía la falsificación de documentos.

FISCALIZACIÓN. El último informe de Global Witness resalta la labor de Osinfor en la lucha contra el tráfico de madera ilegal en la última década.
Foto: Osinfor

Los resultados de esta investigación se hacen públicos a un mes de haberse anunciado la polémica adscripción del Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales (Osinfor) de la Presidencia del Consejo de Ministros al Ministerio de Ambiente.

Los cuestionamientos por estos cambios también llegaron de parte del representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien afirmó que “desde su creación en 2008, el Osinfor ha jugado un papel crucial en Perú a la hora de detectar y combatir la tala ilegal, y estamos gravemente preocupados porque su independencia se ve amenazada”, y que podría constituir una violación al Acuerdo de Promoción Comercial que se mantiene con el país del norte.

Al respecto, Global Witness resaltó la importancia de ampliar las competencias de Osinfor así como garantizar su independencia institucional para evitar cualquier interferencia o conflicto de interés.

Laura Furones, una de las autoras del informe, señaló que el “2019 es un año crítico para la Amazonía peruana. Es absolutamente esencial que se devuelva la independencia al Osinfor, que se amplíen sus competencias y que se aumente su presupuesto adecuadamente para permitirle hacer frente a las nuevas formas de blanqueo de madera que están surgiendo”. Además, Furones señaló a Ojo-Publico.com que el aumento de competencias debería estar direccionado al "acceso y capacidad de acción sobre todo tipo de permisos forestales".

Prácticas deshonestas continúan en el sector forestal

El informe de Global Witness señala que en el Perú cada vez se dan más situaciones deshonestas para evadir los mecanismos de rendición de cuentas del Osinfor. Entre las medidas empleadas por los madereros ilegales, se encuentran -como lo han revelado también varias investigaciones de Ojo-Publico.com- el blanqueo de madera a través del uso de nuevos tipos de áreas de aprovechamiento para que la entidad fiscalizadora no pueda sancionarlos, falsificación de la ubicación de los árboles en los documentos oficiales y maniobras con los gobiernos regionales para legalizar documentos falsos.

Estas prácticas y la impunidad en el sector forestal ha permitido que consultores con antecedentes de falsificación de ubicación de árboles sigan operando.

CONSULTORES. Principales consultores del sector forestal que falsificaron árboles en sus planes operativos.
Fuente: Informe El justiciero forestal 

Por otro lado, el informe sostiene que algunos gobiernos regionales han fracasado en la lucha contra la tala ilegal al facilitar la falsificación de documentos para legalizar extracciones irregulares. Además estos gobiernos no inspeccionan los títulos habilitantes que aprueban e informan tarde al Osinfor para su supervisión.

Los gobiernos regionales declararon haber inspeccionado por lo menos un 77 % de los planes operativos antes de aprobarlos, pero cuando Osinfor hizo la verificación se dio con la sorpresa que más de la cuarta parte de estos planes contenían árboles inexistentes.

El informe de Global Witness abarca puntos evidenciados en la investigación transnacional Madera Sucia -liderada por Ojo-Publico.com y Mongabay Latam- en la que participaron siete medios aliados de Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia y Brasil-, que revela el mecanismo que utiliza el tráfico global de madera extraída ilegalmente de la Amazonía.

Autor: