Actualidad

Comunidad israelita explotaba a mujeres en empresa que fue investigada por lavado

20 Abr 2018
La policía y la fiscalía detuvieron al dueño de la procesadora de alimentos Hanalei S.A.C., empresa que fue incluida en indagación por un desbalance patrimonial de medio millón de soles. En el operativo se rescataron a dos menores y diez mujeres que eran obligadas a trabajar y vivir en condiciones degradantes.

El cuerpo de Marco pesaba casi la mitad de lo que debería a sus 10 años de edad; apenas 15 kilos. Estaba sucio y con moretones, pero se aferraba con fuerza a su madre, una seguidora de la comunidad israelita León de Judá que fue encontrada en una casa de Villa El Salvador junto con otras mujeres, viviendo en condiciones degradantes y explotadas laboralmente.

La Policía y la Fiscalía Especializada contra la Trata de Personas allanaron el inmueble el 12 de abril último, luego que una menor de 16 años lograra escapar y narrar los abusos a los que fue sometida junto a otras diez mujeres adultas. Algunas de ellas negaron las acusaciones para proteger a los líderes de su congregación, pero el testimonio de Marco y los indicios encontrados en aquella casa derribaron las excusas.

Dormían sobre colchonetas tendidas en el suelo, junto a roedores muertos, en lugar de servicios higiénicos usaban baldes y solo podían bañarse dos veces a la semana. Las despertaban a las 4 a.m. para rezar alabanzas y las enviaban a vender golosinas en las calles o trabajar en fábricas por más de 12 horas, para luego regresar y confeccionar túnicas en las máquinas de coser que tenían al pie de su supuesta cama.

 

DESBALANCE PATRIMONIAL

Según el coronel PNP José Antonio Capa, en el inmueble se capturó al presunto líder del grupo religioso: Jorge Huillca Castro (35), y a las “hermanas” Jessica Vanessa Quispe López (21), Clarisa Torres Ramos (24), Ruth Karina Ccorahua Humareda (20) y Sara Oré Tineo (22), quienes tenían poco tiempo en la congregación, pero se encargaban de recaudar las ganancias del día y someter a latigazos a quiénes no cumplieran con lo asignado.

También fue detenido Carlos Augusto Huallipa Mesías, dueño de Hanalei S.A.C, una agroindustrial dedicada al procesamiento de conservas y pulpas congeladas, ubicada a pocas cuadras de la casa de la comunidad israelita, y donde se explotaba laboralmente a las mujeres.

 

LÍDER. Jorge Huillca fue fotografiado junto a una de las colchonetas que servía de cama para las mujeres que explotaba. La intervención se realizó en Villa El Salvador / PNP

La fiscal a cargo del caso, Miluska Romero, explicó que los detenidos serán denunciados por trata de personas con fines de trabajo forzoso, delito por el que recibirían hasta 15 años de cárcel. Sin embargo, al caso podría sumarse el lavado de activos, pues en la intervención se decomisó nada menos que S/170 mil y US$3 mil en efectivo.

“Además, encontramos un contrato de préstamo de S/114 mil soles a favor del dueño de la fábrica donde la adolescente de 16 años trabajaba más de 12 horas diarias”, dijo la fiscal.

El personaje que recibió el préstamo, y dueño de Hanalei S.A.C, Carlos Huallipa Mesías, es hermano de José Edilberto Huallipa Mesías, un exfuncionario público que ha estado en la mira de la Fiscalía de Lavado de Activos durante la última década.

 José Huallipa, hermano del detenido, fue investigado por un desbalance patrimonial de S/559.860

Según un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), entre el 2004 y el 2006, cuando José Huallipa ejerció como director del extinto Consejo Nacional de Tasaciones (Conata), sus cuentas arrojaron un desbalance patrimonial de S/559.860. En ese periodo creó seis empresas familiares con capitales mayores a S/10 mil y aportó otros S/33 mil a la campaña electoral de Perú Posible. Todo con su sueldo estatal de S/964 al mes.

Los archivos periodísticos de entonces recuerdan que una de esas compañías, Inversiones Turísticas Jahuar Perú, fue parte de una triangulación sospechosa de US$363 mil que entraron y salieron del país, pasando por cuentas de Uruguay.

Huallipa dijo que el dinero pertenecía al entonces ministro de Vivienda y actual congresista oficialista Carlos Bruce, por lo que el 2014 la Fiscalía de Crimen Organizado reabrió la investigación por lavado de activos contra ambos personajes y las empresas relacionadas, entre ellas Hanalei S.A.C.

Entrevistado por Ojo-Publico.com, Bruce dijo que la investigación en su contra fue archivada el 2016. “Hablé con Huallipa para que ingrese a trabajar al Conata, pero no éramos amigos. Nuestra relación culminó cuando dejé el ministerio. Lo que dijo sobre mí fue una absoluta mentira, por eso me levantaron el secreto bancario y no encontraron nada irregular”, añadió.

 

EMPRESA. La fábrica de alimentos donde las israelitas trabajaban más de 12 horas fue investigada por lavado de activos./ Internet.

REDES EN LA SELVA

Haydee Palomino, contadora de Hanalei S.A.C dijo que el área legal está analizando la situación de Carlos Huallipa, pues consideran injusta su detención. “Esas mujeres trabajaban con todos los beneficios de ley. Lo que hacían fuera de la fábrica no nos incumbe. Ellas cumplían sus ocho horas y, si se quedaban más, se les pagaba tiempo extra”, aseguró. Palomino confirmó que la compañía fue investigada por lavado de activos, pero dijo que no se encontraron irregularidades.

Para la fiscal Romero hay más dudas que certezas. "Vamos a enviar copias de todo lo actuado a la Fiscalía de Lavado de Activos. El líder israelita apenas dijo que el préstamo era un acto solidario y que su objetivo era capitalizar y comprar propiedades para dedicarse a la agricultura, pero no supo explicar el origen del dinero”, sostuvo.

La comunidad israelita León de Judá tiene denuncias por trata de personas y explotación en las fiscalías de Madre de Dios y Arequipa, donde han construido aldeas para albergar a seguidores de la congregación con el fin de realizar labores agrícolas. Los menores de edad que viven allí no reciben educación, atención médica ni buena alimentación, y son obligados a mendigar o trabajar.

La denuncia más antigua fue presentada en el 2013 en la comunidad de Alerta, en Puerto Maldonado, por un padre de familia que perdió comunicación con sus cinco hijos, luego de que su expareja se internara con ellos en la congregación. Hace unos años su hijo mayor escapó y pudo reencontrarse con él. Hoy la historia se repite: la adolescente de 16 años que fugó de Villa el Salvador también es su hija y ya está rumbo a casa.

Síguenos

Recibe nuestros mejores reportajes, crónicas e investigaciones.