Martes, 13 Mar 2018

De Odebrecht al Banco de Crédito: La ruta de los sobornos a Toledo

Los US$20 millones que según Odebrecht pagó al expresidente se usaron para pagar inmuebles en Surco, La Molina y Punta Sal. Operación de lavado de dinero usó 11 offshore, 12 bancos y operaciones en 9 países. Corte Suprema aprobó el pedido de extradición por este caso.
EXTRADITABLE. Su caso será aprobado por el Consejo de Ministros antes de ser remitido a la justicia norteamericana. Se le imputa los delitos de colusión, tráfico de influencias y lavado de activos./ Andina.

De los US$20 millones que el exsuperintendente de Odebrecht, Jorge Barata, confesó que le pagó al expresidente Alejandro Toledo, la fiscalía ha identificado la ruta exacta de US$17,5 millones que llegaron a la offshore panameña Confiado Internacional, de propiedad de su amigo Josef Maiman. 

Este elemento sirvió de convicción para que hoy los jueces de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema admitieran el pedido de extradición contra Toledo por colusión, tráfico de influencias y lavado de dinero. El expediente –que establece que de los US$20 millones, el 25% llegó al Perú a través del Banco de Crédito– tendrá que ser aprobado por el Consejo de Ministros antes de remitirse a la justicia norteamericana.

A Toledo se le acusa de haber recibido sobornos de Odebrecht a cambio de la adjudicación de los tramos 2 y 3 de la Carretera Interoceánica durante su mandato. Según la resolución emitida por la Sala que encabeza el juez César San Martín, los activos investigados "tiene el debido fundamento fáctico y jurídico”

 

INMUEBLES. Alejandro Toledo gastó US$5,3 millones de Ecoteva en la adquisición de la casa de Las Casuarinas y la oficina en Torre Omega./ Composición: La República.

La fiscalía ha identificado que Toledo utilizó al menos cuatro offshore de Odebrecht, seis de compañías relacionadas a Josef Maiman, y una propia; además de 12 bancos y operaciones en nueve países para mover los US$20 millones que obtuvo del pago de sobornos de la constructora. Las dos principales fuentes de información que tiene la fiscalía para establecer la ruta del dinero proceden de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht (DOE) y de la colaboración eficaz de Maiman.

Los documentos de la DOE de la constructora sirvieron para identificar que Odebrecht transfirió más de US$9 millones a tres sociedades de Maiman: Merhav Overseas (US$2,5 millones), Warbury and Co (US$5,5 millones) y Trailbridge (US$750 mil). Las órdenes provinieron de las sociedades vinculadas a Odebrecht: Klienfeld Services, Intercorp Logistics, International Corporate Services, Innovation Research Engineering; además de órdenes de pago desde el Trend Bank. Los aportes de Maiman contienen más evidencias recogidas en el expediente de extradición elaborado por el juez Richard Concepción Carhuancho.

PRIMERA FASE: LA RECEPCIÓN DEL DINERO

Como parte de su colaboración, el empresario israelí entregó los reportes anuales de las cuentas de dos offshore utilizadas por Toledo para lavar el dinero de Odebrecht: Wardbury and Co (Escocia) y Confiado Internacional (Panamá). La primera recibió 55 depósitos por US$27,5 millones y €1,2 millones entre el 2006 y el 2010, relacionados a pagos de sobornos. Inmediatamente después de cada pago, Wardbury and Co realizó 50 transferencias por un total de US$28,4 millones y €1,2 millones a la cuenta H189782AA en el LGT Bank (Suiza) de Confiado International.

De los US$20 millones que Barata confesó que le pagó a Toledo, la fiscalía ha identificado la ruta exacta de US$17,5 millones: Confiado Internacional.

Según un acuerdo entre ambas empresas, Confiado International le había delegado a Wardbury and Co cobrar los ingresos por los servicios que había prestado a Odebrecht, mantenerlos, ordenarlos y ejecutarlos a cambio de una comisión de 2,1%. Sin embargo, según declaración de Maiman, Confiado no firmó ningún contrato con Odebrecht, por lo que la fiscalía concluye que tampoco le prestó ningún servicio.

La fiscalía ha identificado que al menos US$17,5 millones provienen de Odebrecht. En ese sentido, Maiman declaró que Confiado International también recibió sobornos de la constructora brasileña Camargo Correa por la adjudicación del tramo 4 de la Carretera Interoceánica, aunque no precisó el monto.

Maiman contó que en el 2004 Toledo le pidió ayuda para recibir donativos por US$20 millones destinados a una fundación que quería establecer.. Aunque sospechó que el dinero procedía de actividades no transparentes, el empresario ayudó a su amigo. A esto se suma, que en el hotel Marriot de Río de Janeiro, el entonces superintendente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, le mencionó que iba a realizar donaciones para esa fundación.

SEGUNDA FASE: LIMPIAR EL DINERO

En la segunda fase de la operación, Confiado International transfirió US$17,5 millones a las cuentas en el banco Interfin de Costa Rica de dos offshore: Milan Ecotech Consulting (48,3%) y Ecostate Consulting (51,6%). Estas dos transfirieron US$16,4 millones a la cuenta en el Scotiabank de Ecoteva, la offshore vinculada a Toledo. En el expediente se incorporó el testimonio de Melvin Rudelman –notario costarricense que inscribió la sociedad– quien declaró que si bien el expresidente no figuraba en la junta directiva, sí estuvo presente cuando se constituyó e incluso eligió el nombre de Ecoteva.

Maiman declaró que Confiado International también recibió sobornos de Camargo Correa por la adjudicación del tramo 4 de la Carretera Interoceánica.

Para demostrar el circuito final del lavado de dinero, la fiscalía ha incluido el contrato de los préstamos y las transferencias por US$5,3 millones de Ecoteva a las cuentas en el Banco de Crédito (Perú) de Luis Fernando Arbulú –anterior propietario de la casa de Las Casuarinas (La Molina) que el matrimonio Toledo-Karp adquirió– y de Eva Fernenbug –suegra de Toledo–, quien sirvió de intermediaria para la compra de la oficina, tres estacionamientos y un depósito de la Torre Omega, ubicada en la Av. Holguín (Surco); y el pago de las hipotecas de la casa de Camacho (Surco) y Punta Sal (Tumbes).

Toledo tendría responsabilidad directa, pues, según Barata, él mismo ordenó que se hagan los depósitos en las cuentas de Maiman. La fiscalía subraya que en el caso Ecoteva, al expresidente “se le imputa haber realizado operaciones financieras complejas con la finalidad de realizar procesos de enmascaramiento para canalizar el dinero ilícito hasta cuentas de otro grupo de empresas offshore”.

El expresidente dejó el país el 13 de enero del 2017, hace un año y dos meses. En noviembre último, estableció que su nueva dirección era Menlos Park (California), aunque la fiscalía advierte un riesgo de fuga a Israel. Una vez aprobado el expediente de extradición contra Toledo, será remitido a la justicia norteamericana en los próximos días.