Los cuadernos de la esclavitud en Madre de Dios


Por Elizabeth Salazar y Jonathan Castro
Viernes, 19 Ene 2018

La región de la Amazonía peruana tomada por la minería y la tala ilegal, el sicariato y la trata de personas, recibe hoy al Papa Francisco. Ojo-Publico.com accedió a los 21 informes policiales de las intervenciones realizadas en los bares de los campamentos mineros, durante el 2016 y el 2017, y construyó una base de datos para analizar el perfil de las víctimas y las condiciones en las que estas personas son explotadas sexual y laboralmente.



*Con la colaboración de Nancy Vargas, Jimena Rodríguez, Anapaula Michilot, Leslie Rosas y Thalía Gálvez

(Facultad de Comunicaciones - Pontificia Universidad Católica del Perú).

 

La noche del 8 de noviembre del 2017 un equipo de fiscales y policías realizó una intervención en ocho bares del sector conocido como Delta 1, en el distrito minero de Huepetuhe, una de las 19 zonas de Madre de Dios en donde los bosques son arrancados para buscar oro y las mujeres explotadas sexual y laboralmente.

Los peritos de la Policía lacraron documentos y clasificaron tickets de venta de cervezas, preservativos y dinero en efectivo como evidencia, pero también descubrieron cuadernos de hojas cuadriculadas en donde los dueños detallan los ingresos de su negocio: 1 botella de agua está 20 soles; 1 cerveza de cebada, 10 soles; 1 cerveza de trigo, 30 soles.

Los testimonios de las mujeres intervenidas en el lugar relatan que deben tomar entre 15 a 24 botellas al día con sus acompañantes de turno para vender un mínimo 240 soles en alcohol. La ganancia que le prometen a cambio es 48 soles, el resto va al dueño del local.

Pero fueron las anotaciones en uno de los cuadernos que más intrigó a los fiscales. La libreta del bar Torbellino tenía varias veces la palabra “ojo” escrita junto a los nombres de 11 jóvenes rescatadas aquel día. La menor del grupo, Karla, de 18 años, quien insistía a las autoridades que estaba allí por voluntad propia, explicó en la diligencia el significado.

“Algunas veces los clientes nos invitan a cenar fuera del local, pero los cajeros [del bar] solo nos permiten [salir] media hora. Como me demoré, porque me invitaron una gaseosa, se dieron cuenta y me pusieron ‘ojo’, que es como una multa que la señora [la dueña] me ha dicho que es de 200 soles”, contó la joven. “¿Cuántas multas te han puesto en este primer mes de trabajo en este establecimiento?”, preguntó el fiscal Luis Sánchez. “Hasta ahora solo sé que me han puesto dos ojos”.

CADENAS INVISIBLES

El Ministerio del Interior realiza intervenciones a campamentos mineros y bares en Madre de Dios a través de dos grupos policiales: el Departamento Desconcentrado de Investigación de Trata de Personas, con sede en la misma región; y la Dirección de Investigación de Delitos de Trata de Personas (Dirintrap), con sede en Lima. Los expedientes de ambos equipos indican que durante el 2016 y 2017 se rescataron a 481 presuntas víctimas de explotación laboral y sexual en clubes nocturnos de las zonas mineras.

 

MENTIRAS. Las mujeres son captadas con la promesa de ser cocineras o vendedoras de cerveza, pero una vez en el bar son forzadas a la prostitución o a tocamientos sexuales mientras beben con los clientes./ Marco Garro.

 

En la lista de intervenciones policiales realizadas en los últimos dos años no figuran operativos vinculados a minería o la tala ilegal, pese a que ambas actividades se desarrollan en condiciones que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) califica como esclavitud laboral.

Ojo-Publico.com accedió a 21 informes policiales de las intervenciones realizadas por la Dirintrap en las zonas mineras de La Pampa y Delta 1 y construyó una base de datos preliminar sobre las condiciones de explotación laboral y sexual a las que –según la policía– fueron sometidas 168 mujeres. Durante el operativo la policía incautó 32 cuadernos con amplia información contable anotada por los mismos dueños, así como las modalidades que emplean para retener y explotar a las jóvenes.

Por ejemplo, si alguna de las jóvenes se ausenta del bar sin explicación, recibe una multa de 50 a 200 soles, dependiendo del tiempo que tarde en volver. La pelea entre ellas, hablar mal de sus compañeras y enamorarse entre el personal son conductas sancionadas con 300 soles por los explotadores.

'Hasta ahora solo sé que me han puesto dos ojos', relata una de las víctimas.

"Lista de chacales. Martes 22/08/2017. Bella, Luci, Anaís, Marta, Walter, Alicia, Jesús. Aguatero: Guillermo". Esta es una de las anotaciones encontradas en las libretas del bar Tokio, y está acompañada de la cifra 90, que –según la policía– revela el monto que los dueños del establecimiento pagan a las jóvenes. Sin embargo, el sueldo ofrecido está condicionado a dos a tres meses de trabajo gratuito como reembolso por los gastos que dicen haber realizado en el traslado y alimentación de las víctimas.

 

 

La base de datos creada por Ojo-Publico.com con los 21 informes policiales también nos permite conocer el perfil de las víctimas explotadas laboral y sexualmente en estos campamentos mineros de Madre de Dios: mujeres de 18 a 24 años (78%), con estudios de secundaria completa o incompleta (87%), provenientes mayoritariamente de Puno (21%), Cusco (20%), Huánuco (15%) y Arequipa (11%). El 66% de ellas buscaba empleo para estudiar o mejorar la precaria situación económica familiar.

Precisamente, el Ministerio del Interior tiene identificada la zona sur entre las  rutas principales por donde se traslada a adolescentes y mujeres a los campamentos mineros de Madre de Dios: la primera, Lima – Arequipa – Puno – Mazuko; y la segunda, Lima – Ayacucho – Cusco – Mazuko. Todas las mujeres y hombres captados llegan a este último  lugar antes de ser enviados a alguno de los centros nocturnos instalados entre los kilómetros 93 y 115 de la Carretera Interoceánica.

Una vez en el bar, los dueños o administradores les entregan literas o colchones en habitaciones prefabricadas a las que los dueños ponen candados de noche para evitar que duerman en el horario de trabajo establecido, que suele ser de 8 p.m. a 5 a.m. Si alguna de ellas se queda dormida, recibe una multa de 200 soles. La única propiedad que se les permite tener son ropas diminutas y maquillaje. Los partes policiales relatan que es muy dificil encontrar algún objeto personal como fotos, libros, cartas o cuadernos personales. 

El parte policial 1095-2017, por ejemplo, describe otra de las cadenas invisibles que ejerce la trata de personas en Madre de Dios. “Las zonas donde se han asentado estos locales se caracterizan por ser inaccesibles. Los propietarios de los medios de transporte son familias y/o conocidos de los dueños de los bares”.

 

HACINAMIENTO. Las víctimas viven en cuartos hacinados y prefabricados, en condiciones insalubres. Solo les permiten poseer algunas prendas y maquillaje./ Marco Garro.

 

En la cumbre de esta cadena de explotación, según nuestra base de datos, se encuentran redes criminales integradas por padres, parejas e hijos, quienes se reparten la tarea de captación, retención, traslado y explotación.

Los informes policiales analizados mencionan a 96 presuntos explotadores en 21 bares intervenidos entre el 2016 y el 2017. Sin embargo, los partes solo identificaron a cinco como dueños de estos negocios; mientras que en otros nueve casos la policía solo obtuvo apodos o nombres parciales que no ayudan a establecer responsabilidades penales sobre los propietarios de los bares e integrantes de la organización criminal. El resto de personas intervenidas en los bares fueron cajeros (18%), administradores (10%), mozos (6%) y cocineros (5%).

Los dueños de los bares ponen candados en las habitaciones para evitar que las jóvenes duerman entre las 8 p.m. a 5 a.m.

Luego de los operativos policiales las mujeres son enviadas al lugar de donde vinieron, sin una completa asistencia legal, social o psicológica por parte del Estado. Natalie Garin, psicóloga de la ONG Capital Humano y Social, señala que muchas de ellas presentan luego problemas ansiedad, depresión, trastornos en el estado de ánimo, estrés postraumático y sentimientos de culpa.

"Algunas presentan síndrome de Estocolmo, pues consideran que el tratante las ayudó dándoles dinero o un espacio donde dormir. Si no se prioriza la salud mental van a regresar a los lugares de explotación porque no ven que exista otra alternativa para ellas”, explica.

 

CAMINO AL INFIERNO

 

La Pampa, ubicada en el distrito de Inambari y a una hora de Puerto Maldonado, es la puerta de ingreso a la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional Tampobata y a una red de enormes campamentos de mineros ilegales que han tomado los márgenes de la Carretera Interoceánica durante los últimos 10 años.

 

 

RED CRIMINAL. Además de las zona de amortiguamiento de la Reserva Natural de Tambopata y el corredor minero de Madre de Dios, estos son algunos de los 19 puntos donde la minería y la tala ilegal conviven con la trata de personas.

 

Según el portal Monitoring of the Andean Amazon Project, el 2017 Madre de Dios perdió más de 20 mil hectáreas de bosque, equivalente a 28.500 campos de fútbol; la cifra más alta de deforestación de los últimos 17 años. Solo en La Pampa y Alto Malinowski, dos de las zonas donde se concentran las redes criminales de tráfico de personas, se perdieron 1.286 hectáreas.

El fiscal especializado en trata de personas de Madre de Dios, Luis Sánchez, explica que en promedio cada campamento alberga a unos 4 mil mineros y atrae a 60 clubes nocturnos de fachada. “En cada local que intervenimos encontramos de 12 a 25 mujeres, por lo que hablamos de miles que están en esta situación, y muchas de ellas no se reconocen como víctimas de explotación”.

Sánchez, quien está al frente de esta fiscalía desde que aquella fue creada en el 2015, logró este año las dos primeras sentencias condenatorias por trata de personas en esta región. “La trata en esta región solo se detendrá cuando se frene la minería ilegal, esa población flotante que se desplaza por la región depredando y generando oferta y demanda de servicios sexuales”, agregó.

 

SECUELAS. Las mujeres que escapan de los centros de trata de personas de la minería ilegal no logran superar las carencias económicas y afectivas que las llevaron a ser captadas por estas mafias. Por eso muchas retornan a la explotación./ Marco Garro.

 

El fiscal, que también intervino en los operativos del pasado 8 de noviembre, en donde se incautaron los cuadernos contables a los que Ojo-Publico.com accedió, advierte que los dueños de estos bares están cambiando sus técnicas de trabajo y que ahora ya no están llevando contabilidad en libretas para evitar dejar evidencia.

El hallazgo de los cuadernos de la esclavitud en el bar "Torbellino" fue un evento casi circunstancial.

Durante los primeros minutos de la intervención las autoridades no habían encontrado evidencia relevante o diferente a la habitual. Iban a concluir el operativo, cuando en el segundo piso, se toparon con una habitación cerrada con candado. Forzaron la entrada y recorrieron el ambiente. Debajo de una cama, protegida por la oscuridad, estaba escondida una mujer: Catia Sornoza Herrera, la administradora del local. 

En su poder tenía un paquete con 8 mil soles, un arma de fuego calibre 22 y los cuadernos de contabilidad que hoy son parte del proceso judicial en su contra.

 

 

 

 

blog comments powered by Disqus