Desde su nacimiento, OjoPúblico (OP) asumió un enunciado que resume el espíritu de nuestros principios periodísticos: la información no es una mercancía, sino un derecho humano. A inicios del milenio, el recordado periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano reivindicó esta idea como parte del derecho al delirio para enfrentar la incertidumbre de la nueva era. “Aunque no podemos imaginar el tiempo que será, sí tenemos, al menos, el derecho a imaginar el que queremos que sea”, escribió al final de un libro cuyo título es también un diagnóstico del mundo: ‘Patas arriba’. En una era dominada por la idolatría del mercado y las cirugías ideológicas, Galeano proponía el delirio de pensar un mundo donde la educación no sea una subasta ni la justicia un servicio privado ni el hambre justifique políticas que terminen por exterminar a los pobres ni haya políticos que se hagan ricos con la venta de promesas. Nuestra idea fue retomar esa propuesta desde el periodismo.

El primer paso en ese camino fue definir una nueva relación con el lector: OjoPúblico no sería un intermediario de la publicidad, sino un medio independiente cuyos contenidos no serían dictados por la pauta publicitaria ni la agotadora carrera por el tráfico vacío en Internet. La sostenibilidad dependería de un modelo mixto basado en el apoyo de la cooperación internacional para construir una organización sólida, fondos para proyectos periodísticos específicos, talleres y capacitaciones (metodología de la investigación, análisis de datos, periodismo digital y seguridad informática), alianzas con universidades y centros de investigación, y la participación comprometida de su comunidad de lectores.

Este fue el modelo que aplicamos desde la publicación de nuestro primer especial, Cuentas Juradas, la primera aplicación periodística desarrollada en el Perú que mostraba la evolución –en muchos casos irregular– del patrimonio de los candidatos a las alcaldías de Lima Metropolitana. El buen periodismo en la era digital no solo debe continuar con la tarea de investigar y profundizar, tiene la responsabilidad de innovar. Durante estos meses hemos publicado investigaciones propias de alcance local y global (las prácticas monopólicas de la industria farmacéutica, los secretos bancarios de Nadine Heredia, la esposa del presidente Ollanta Humala y las batallas judiciales de una petrolera que no quiere pagar sus multas ambientales) y desarrollado herramientas basadas en el análisis de datos (Los silenciados de la guerra por la tierra, una visualización de las muertes causadas por conflictos socioambientales en Sudamérica, y una aplicación sobre el impacto de la deforestación en la Amazonía peruana).

El periodismo de investigación independiente es la mejor garantía para que estas verdades no queden ocultas. Ahora se vienen retos mayores y es momento de comprometer a más personas en el esfuerzo: las que no solo se indignan ante la corrupción estatal, el crimen organizado, los delitos ambientales y el abuso del poder corporativo, sino que están dispuestas a hacer algo para cambiar las cosas. Es la idea que a partir de ahora guiará la comunidad Amigos de OjoPúblico. Se trata de una experiencia inédita en el periodismo peruano, que recoge exitosas iniciativas independientes en todo el mundo. En una época en que se definen los nuevos modelos de negocios para la prensa digital, los lectores ya no son espectadores pasivos de lo que los medios quieren ofrecerles: participan de las iniciativas y eligen los proyectos de investigación que deciden apoyar.

Bajo estos principios nos apoyaremos en la comunidad de Amigos de OjoPúblico para desarrollar investigaciones que otros medios (con honrosas excepciones) no están abordando: los intereses comerciales que distorsionan la calidad de los servicios de salud, los lobbys empresariales y los conflictos de interés en el sector público, las malas prácticas de las industrias extractivas, el abuso del poder corporativo sobre los derechos del consumidor. Los aportantes que desean sumarse recibirán una membresía - renovable cada seis meses- que les permitirá acceder a beneficios exclusivos de parte de nuestra organización y de acuerdo al perfil que escojan para participar.

1. Amigo estudiante: Aporte hasta 25 soles

Esta es una categoría especial. Estamos interesados en trabajar con estudiantes de universidades e institutos superiores o jóvenes activistas que en los últimos tiempos han mostrado una gran capacidad de indignación frente a las malas prácticas de los políticos y del abuso corporativo. Una generación inconforme que defiende su derecho a la información de calidad e independiente.

Qué obtienes: Posibilidad de participar en talleres sobre temas relacionados a la práctica periodística y conferencias webs con autores y columnistas. Tu nombre aparecerá en la página de reconocimientos del sitio. Tarjeta de membresía del Club de Lectores de OjoPúblico.

2. Amigo cómplice: Aporte de 26 a 99 soles

Es el ciudadano que está pendiente de las noticias y considera que hace falta información relevante ante la proliferación de contenidos frívolos en los medios tradicionales. Es un lector inconforme que disfruta de los buenos textos, la investigación sobre temas relevantes y el análisis de fondo. Desea estar enterado de lo que realmente pasa en el país y su contexto global.

Qué obtienes: Además de los beneficios anteriores, tendrás opción preferente para recibir los productos especiales de OjoPúblico (Q'umir Times, manuales de periodismo) y cupos establecidos para las conferencias y eventos culturales organizados por OP (20% de la capacidad, previa inscripción).

3. Amigo comprometido: Aporte de 100 a 499 soles

Es la persona que quiere generar un cambio en la agenda pública y decide contribuir al periodismo independiente de una manera activa, en contacto con los periodistas para plantear sus inquietudes. Cree en la fidelidad hacia iniciativas que benefician a la sociedad y desea involucrarse en ellas.

Qué obtienes: Además de los beneficios anteriores, podrás participar en las reuniones periódicas del equipo de OjoPúblico con todos los lectores comprometidos para plantear sus inquietudes sobre la agenda pública. También tendrás acceso a contenido periodístico adicional de las investigaciones y reportajes. E-books con reportajes y otros contenidos periodísticos desarrollados por OjoPúblico.

4. Amigo patrocinador: Aporte de 500 soles hasta un màximo de 2000 soles

Es el socio de OjoPúblico en los proyectos periodísticos más importantes. Entiende que el periodismo de investigación requiere de una inversión importante de tiempo y esfuerzo, pero también de logística y presupuesto, y está dispuesto a asociarse con el equipo en iniciativas específicas.

Qué obtienes: Además de los beneficios anteriores, tu nombre aparecerá con la categoría de Patrocinador en un lugar destacado del producto periodìstico al que aportes. También tendrás acceso a las bases de datos que dieron origen a los reportajes de esa investigación o de otra que sea de tu interés. Si tienes inquietud por hacer periodismo, participarás con becas en las clínicas personalizadas de redacción y edición con el equipo de OjoPúblico. Recibirás un kit de bienvenida.

¿Cómo funciona esto?

Cada interesado en ser miembro de la comunidad debe registrarse previamente enviando un correo electrónico a la dirección OP@ojo-publico.com con el asunto Amigos de OjoPúblico. Los aportes serán siempre a título personal y no a nombre de empresas, colectivos sociales, políticos, sindicales o partidarios. Se realizarán por única vez durante los 6 meses que dure la membresía y cuando esta venza podrán renovarla en el mismo perfil o en otro que elijan. Todas las operaciones deberán ser bancarizadas. Los Amigos de OjoPúblico recibirán periódicamente un balance detallado de lo recaudado y, al final de la campaña, elegirán el tema de investigación para el que consideran prioritario la suma total de los aportes. Los Amigos de OjoPúblico no tienen injerencia en las decisiones editoriales.

Es hora de reunirnos para que el periodismo serio deje de ser un error estadístico y se convierta en un agente de cambio. Y ese objetivo nos compromete a todos, desde los periodistas que procesamos la información hasta los lectores que eligen dónde buscarla y a quién creerle. En lugar de quejarnos de que la mayoría de medios publican frivolidades, ¿por qué no apoyar un medio que cree en el derecho a la información de sus lectores? ¿Por qué no construir la prensa del futuro? OjoPúblico pretende ser esa ventana que todos, con un poco de esfuerzo, podamos abrir. Este ya no es el tiempo en que los empresarios ponían un periódico o un canal de televisión como señuelo para llenarnos de propaganda e ideologías. “No es mucha la gente que nace con esa incómoda glándula llamada conciencia, que impide dormir a pata suelta y sin otra molestia que los mosquitos del verano; pero a veces se da”, escribió Galeano. Tenemos esa glándula y nos complace saber que no estamos solos. Involúcrate. #SoyAmigoOP