Miércoles, 10 Feb 2016

Felipe Castillo retiró candidatura presidencial pero no puede huir de pedido fiscal de cárcel

En enero se reanudó el juicio contra el exalcalde de Los Olivos por usar más de S/.16 millones -destinados a obras sociales- en la construcción de una universidad de la que iba a ser rector. El fiscal ha pedido 9 años de cárcel en su contra y sus abogados siguen dilatando el proceso.
Felipe Castillo con Isaac Humala, quien integraba su plancha presidencial/Andina.

El candidato presidencial de Siempre Unidos, Felipe Castillo Alfaro, retiró su postulación y la de todo su partido debido a la salida forzosa de Isaac Humala de su lista y a la falta de fondos económicos para continuar con la campaña. Sin embargo, esta es la menor de sus preocupaciones: en enero se reanudó el proceso por malversación de fondos por su accionar como exalcalde de Los Olivos (1996-2014).

Castillo fue acusado de gastar más de S/.16 millones destinados a obras sociales para construir un edificio de 11 pisos que funcionaría como universidad y que lo tendría a él como rector. El juicio se formalizó en junio del 2014 luego que el fiscal Marco Santa Cruz, de la Fiscalía Corporativa Especializada en Corrupción de Lima Norte, pidió 9 años de cárcel por malversación agravada y demora de actos funcionales, además de 3 años de inhabilitación por no “cautelar los derechos e intereses de la municipalidad y sus vecinos”.

Este proceso, que involucra a 23 regidores y funcionarios de la municipalidad de Los Olivos, se estancó durante año y medio. Según documentos que pudo revisar Ojo-Publico-com, en este lapso los abogados del ex alcalde presentaron diversos escritos para archivar la denuncia y recusaron al juez a cargo, Óscar Crisóstomo Salvatierra, por presunta parcialidad. El pedido fue rechazado luego de seis meses, y cuando se pensó que no habría más trabas, el mismo juez pidió inhibirse debido a que su hijo entró a trabajar en la Municipalidad de Los Olivos. Aunque Castillo ya no era autoridad, el magistrado creyó que eso podía echar dudas sobre su labor.

La Fiscalía y la Procuraduría apelaron esta decisión y el caso volvió a manos de Crisóstomo, titular del Primer Juzgado Anticorrupción de Lima Norte.

Ex universidad. El edificio de 11 pisos, construido y equipado para ser un centro de educación superior, es hoy utilizado como academia preuniversitaria.

La mañana del pasado 25 de enero se retomó el proceso contra el hasta ayer candidato a la presidencia, pero sus abogados pidieron la nulidad de todo lo actuado en el juicio. Al no tener éxito presentaron un recurso de Improcedencia de Acción, alegando que no se cometió delito alguno en la construcción de la universidad. La fecha fijada para la próxima audiencia es el 13 de marzo y allí debería ordenarse el inicio del juicio oral contra Castillo.

Hoja de vida

En su hoja de vida presentada al Jurado Nacional de Elecciones (JNE), el alcalde de Los Olivos no informó del proceso penal que tiene vigente ni de otras cuatro denuncias que pesan sobre él en el Ministerio Público, también relacionadas a su gestión municipal.

Gerald Huaripata, secretario de comunicaciones de Siempre Unidos, respondió a nombre del líder del partido por estos hechos y dijo que la ley solo obliga a informar de sentencias vigentes. “La justicia será la encargada de definir si Felipe Castillo cometió malversación, nosotros sostenemos que no porque el dinero no fue usado para su provecho personal. El edificio está ahí para uso de los vecinos. Además, si dicen que se derivó fondos de obras sociales no podemos olvidar que la educación también es un programa social”, dijo. “Decidimos retirarnos de esta campaña pero postularemos en la próxima y el objetivo será la alcaldía de Lima”, agregó.

Cuando se concluyó la construcción del edificio de 11 pisos, Castillo Alfaro tramitó su funcionamiento como institución privada pero no tuvo éxito, por lo que la inauguró como universidad pública, financiada y administrada por el municipio. Esto gracias a una ley aprista que terminó derogada el 2014 por vulnerar la autonomía universitaria. Hoy la aparatosa mole, ubicada en la cuadra 22 de la Av. Universitaria, es utilizada para dictar talleres de manualidades y cursos preuniversitarios.